«September»Tiempo de lectura: 3'

Principio o reanudación (según se mire, también final), ha llegado septiembre. Comienza el curso académico y también las temporadas de conciertos. O eso es lo que esperamos…

Durante los últimos meses se han cerrado todo tipo de escuelas y se han suspendido innumerables conciertos. Todo el sector cultural ha sufrido cancelaciones y todavía no sé cómo están sobreviviendo los músicos freelance a tiempo completo, más aún después de haberlo visto de cerca en mi entorno. Ahora, llegado septiembre, todo empieza de nuevo, si bien aún no sabemos cómo será.

En mi caso, desde marzo, las diferentes actividades que hago de bolo han ido cayendo prácticamente en su totalidad: charlas, cursos, conferencias y, claro, conciertos. Por eso han sido tan bienvenidas las actuaciones de este verano y, por el mismo motivo, cuando hace unas horas actualizaba la agenda (de la que ya podéis ver una parte publicada en la web), sonreía. Porque he visto que este año vienen otra vez cosas muy interesantes, esperamos que las podamos realizar.

Os quiero hablar en este artículo de una de las obras que introduciré durante esta temporada: las 'Cuatro últimas canciones' de Richard Strauss. Presentaré, como ya podíais imaginar, la segunda, que se titula ''September''.Haz click para twittear

Y mientras iba mirando la agenda (en papel) e iba entrando las próximas actividades, he recordado prácticamente todos los momentos en que llegaban estas nuevas fechas. Algunas, las primeras, eran directamente las originales pero con un año de diferencia (!); otras aparecieron de pronto, en forma de nuevas actuaciones como respuesta a la situación de crisis (la sanitaria y la cultural). Y las últimas han sido actividades habituales que este año no se han llevado a cabo con normalidad y, por ello, todavía han sido más añoradas por mí.

En concreto, he recordado la llegada de un correo para hacer unas charlas previas. Al ver los conciertos asociados me emocioné: un repertorio espectacular con algunos de los compositores a los que tengo más estima. «Leo tu blog y sé de tus inquietudes» me dijeron.

Pues con este recuerdo os quiero hablar en este artículo de una de las obras que introduciré durante esta temporada: las Cuatro últimas canciones de Richard Strauss. Presentaré, como ya podíais imaginar, la segunda, que se titula «September»:

La producción de Richard Strauss es considerable. Es autor de poemas sinfónicos y de óperas de una fama sólo comparable a su calidad. Los trompistas lo conocemos bien por sus dos conciertos pero también por sus papeles para nuestro instrumento en el repertorio orquestal. Y «September» no es una excepción, con el fantástico y brevísimo solo del final de la canción, que enlaza y sustituye la voz solista en los últimos compases. ¡No olvidemos que su padre era trompista!

Las Cuatro últimas canciones se estrenaron póstumamente, con tres poemas de Hermann Hesse y uno de Joseph von Eichendorff. Tratan el tema de la muerte, aunque se abren a diferentes visiones e interpretaciones. «September» es el retrato de un jardín que ve la llegada del otoño y el fin del verano a través de la transformación de las plantas y flores que la habitan. Decía que el estreno fue tras el traspaso de Strauss, que las compuso sólo un año antes de morir, cuando tenía 84.

Es en aquellos últimos años, en la década de 1940, cuando llegan obras como el Segundo concierto para trompa y estas canciones que el editor Ernst Roth agrupó y ofreció en la forma que conocemos hoy, pero también en aquellos tiempos compuso el Concierto para oboe, Capriccio, o las impresionantes Metamorfosis, por ejemplo. Hay quien dice que las últimas obras son el legado musical de Strauss al mundo en su vejez. ¿Qué son pues todas las obras escritas antes de comenzar el siglo XX? ¿O las escritas en el primer cuarto de ese siglo?

Testamento o no, los poemas dedicados al final del verano, la hora de dormir, la puesta del sol o la primavera pueden ser la evidente resignación a la muerte, pero a la vez son una referencia al carácter cíclico de la vida. Suerte tenemos del arte que nos hace pensar y darle vueltas al círculo, ¡al menos unas cuantas veces más todavía! Porque septiembre no es el final, parece más un principio.

 

BONUS TRACK | Ya os hablaré de los conciertos de trompa, ya. Si pensábais que eso de «September» iba por los Earth, Wind & Fire, pues ya lo habéis encontrado. Y si queréis escuchar las cuatro Cuatro últimas canciones, mirad esta versión con Fleming y Abbado en el Festival de Lucerna.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Compartir
Compartir
Twittear
Compartir