Ellas (2): Helen KotasTiempo de lectura: 4'

Ya sabéis que esta serie nació de una conversación en Twitter. Ahora, este artículo es fruto de tirar del hilo de una exposición en clase de un alumno. No hay nada como empezar por un sitio y terminar en otro. El viaje (da igual donde nos lleva) siempre resulta excitante.

Dicen que cuando enseñas, aprendes. Por un lado, porque cuando preparas una clase investigas sobre el qué y el cómo y este proceso es ya una acción de aprendizaje. Por otra, porque los alumnos también te enseñan cosas, si estás dispuesto a escuchar. Yo lo hice atentamente y la curiosidad me ha ofrecido un par de descubrimientos que ahora compartiré con vosotros.

Cuando los trompistas pensamos en instrumentistas que son referentes, el listado puede ir más o menos atrás en el tiempo: desde Brain a Baumann, o desde Punto a Vlatkovic, entre muchos otros. Si haces una lectura de género, encuentras trompistas mujeres, sí, y todas ellas son también referentes:Frøydis Ree Wekre, Marie-Luise Neunecker o Sarah Willis, por ejemplo. ¡Y hay muchas más!

Actualmente el panorama de la trompa está lleno de mujeres. Pero en el caso de ellas, hablamos del presente o de un pasado muy reciente. ¿Es que no podemos ir más lejos? ¿Dónde están las pioneras de la trompa? Pues allí va una: Helen Kotas (1916-2000).

Helen Kotas fue la primera instrumentista de metal miembro de la Chicago Symphony Orchestra. Más aún, fue la primera en ocupar un puesto de solista en todos los EE.UU.Haz click para twittear

Helen Kotas (o Helen Hirsch Kotas, con esa cosa de coger el apellido del marido) fue la primera instrumentista de metal miembro de la Chicago Symphony Orchestra (CSO). Más aún, fue la primera en ocupar un puesto de solista en todos los EE.UU., ¡de todas las orquestas del país!

La incorporación de las mujeres a las orquestas tiene una historia digna de muchos artículos. Sólo para que os hagáis una idea, la primera mujer que fue solista de un instrumento de madera en EE.UU. fue 11 años más tarde que Kotas, en 1952. Y no os asustéis: Karajan contrató a la primera mujer en la Filarmónica de Berlín a finales de 1982, una tal Sabine Meyer, que no duró mucho en la orquesta (pero eso es otra historia, merecedora de otro texto …). ¿Y la primera instrumentista de metal en esta orquesta? La mencionanda Sarah Willis: en 2001 (!).

En cuanto a la trompista que nos ocupa, Helen Kotas comparte los rasgos principales de los primeros grandes trompistas de EE.UU.: orígenes e influencias familiares y de estudios europeos. Provenía de una familia bohemia y su profesor fue Louis Dufresne, un belga que hizo las Américas, como tantos otros a principios del siglo XX. Además, comenzó con la trompa tras estudiar el piano y también otro instrumento de metal. También estudió psicología y fue una amante de la literatura.

Como músico, comenzó a destacar como miembro de la Civic Orchestra de Chicago y también como solista de la Woman’s Symphony Orchestra. Pronto ganó plazas importantes, como la tercera trompa de la Sinfónica de Pittsburgh y cuando el director de Chicago se enteró, le pidió presentarse a las audiciones que se hacían en ese momento: el solista de Chicago había dejado la orquesta para ir a la de Cleveland.

Y todo esto os lo digo porque si no sois trompistas no conoceréis a quien sustituyó Kotas: a Philip Farkas, que es uno de los grandes nombres del instrumento, uno de los fundadores de la escuela trompística estadounidense y uno de los primeros solistas en preocuparse por la pedagogía del instrumento.

Entre 1941 y 1947, Kotas fue la solista de Chicago. La temporada siguiente, Farkas volvió a la orquesta, coincidiendo con un cambio de director. Ella ocupó la tercera trompa y se marchó un año más tarde, para ir a la Grant Park Orchestra y luego ocupar el puesto de solista en la ópera de Chicago.

El trompista Lowell Greer, que fue alumno de Kotas, la identifica en esta grabación de la CSO, aunque parece que está fechada en 1949:

 

Es «El ruiseñor» de Los pájaros de Respighi. Greer dice que grabó también la Música acuática de Haendel pero no la he encontrado disponible en la red, todavía.

Ah, no os perdáis su artículo sobre ella. Reproduce una supuesta conversación a tres del momento en que Farkas vuelve a la orquesta. El nuevo director Artur Rodzinski los presenta y explica que ella hará de asistente del nuevo solista. Ella le dice que no hacen falta presentaciones (Farkas y Kotas fueron ambos alumnos de Dufresne) y que no cree que a esas alturas de la vida quiera hacer de asistente de nadie… Ya sabéis cómo acaba la historia.

Como decía, tras dejar Chicago, fue miembro de otras orquestas pero también se dedicó a enseñar y a actuar como solista. Viajó a menudo a Europa para escuchar a los grandes trompistas del momento, entre los que se encontraba Dennis Brain. Brain fomentó la creación de todo un nuevo repertorio, estrenando nuevos conciertos y piezas para trompa (Gordon Jacobs, Hindemith, Britten, Seiber). Kotas también lo hizo.

Al principio os hablaba de descubrimientos. El primero ha sido encontrar esta trompista, que no conocía, cuando empecé a investigar sobre los instrumentistas de metal de la orquesta de Chicago. De eso iba la exposición de mi alumno, que será su trabajo de fin de grado. Antes, yo había hecho otra presentación en clase, sobre la relación entre el trompista Willem Valkenier y el compositor Hugo Kauder, una derivada de mi tesis. La casualidad y la curiosidad se han unido para llegar al segundo de los descubrimientos. Os decía que Kotas se dedicó a fomentar nuevas obras para trompa, de compositores contemporáneos: ella también conoció Kauder y le estrenó un par de obras.

Sólo hay que querer escuchar

 

BONUS TRACK | Si os ha interesado, tenéis tooooda una tesis doctoral sobre ella escrita por Heather Leweise Thayer. Por si queréis profundizar un poco la figura de Helen Kotas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Compartir
Compartir
Twittear
Compartir