Un solo de trompa en los BeatlesTiempo de lectura: 4'

Es el año 1966. Alan Civil, el trompa solista de la Philharmonia Orchestra, entra en el estudio para grabar el solo de trompa de «For no one», el tercer track de la cara B de Revolver de los Beatles.

He vuelto a los Beatles, a una canción donde la trompa tiene un protagonismo destacado y que, al mismo tiempo, tiene una escritura que alejaría a cualquier intérprete de tocarla. O eso parece…

Todavía no sé cuál es la verdadera historia completa, pero aquí va todo lo que sabemos acerca de la colaboración de uno de los grandes trompistas de la historia con «los cuatro de Liverpool».

Empecemos por el principio.

En su séptimo álbum, parece que los Beatles le pidieron a su productor, George Martin, incluir nuevas sonoridades: instrumentos orquestales. O quizá fue él quien se lo propuso. En todo caso, «Eleonor Rigby» es un buen ejemplo, de sobra conocido.

Porque si eres trompista ya sabrás como de agudo (y difícil) es el fragmento. Y si no lo eres, habrás escuchado un timbre de trompa fuera de lo habitual. Dicho esto, entremos en el misterio.Haz click para twittear

Y ves a saber por qué, la canción «For no one» incluyó un solo de trompa. Hay quien dice que Paul McCartney había escuchado alguna música barroca, probablemente el Primero de los Brandenburgo y que inspirado por esta música quiso introducir la trompa en este tema. Él también afirma que conocía el instrumento ya desde pequeño y que lo eligió porque le tenía estima. Lo que sí que parece bastante probable es que fue Martin el encargado de transcribir el solo que McCartney le había tarareado y el responsable de encontrar el músico para la sesión de grabación.

«Recuerdo que Alan Civil era considerado el mejor trompista de Inglaterra en ese momento», dijo Martin. El productor conocía a Dennis Brain. Lo había tenido en el estudio años antes. Pero Brain había muerto en 1957. Civil hizo una toma sobre el resto de pistas de la canción ya previamente grabadas. Entonces McCartney le pidió si podía hacerlo mejor y Martin no sabía dónde meterse porque, sencillamente, Civil la había clavado y, sencillamente, McCartney no era consciente de ello.

A partir de esto, escuchad el solo en cuestión dentro de la canción y seguimos hablando:

Porque si eres trompista ya sabrás como de agudo (y difícil) es el fragmento. Y si no lo eres, habrás escuchado un timbre de trompa fuera de lo habitual. Quizá porque está en un registro muy agudo. Los metales, en los extremos, pierden un poco su timbre y empiezan a sonar a otra cosa, así en general.

Dicho esto, entremos en el misterio.

Alan Civil dijo que improvisó la melodía, que hizo una especie de solo en estilo barroco y que lo hizo en el registro medio. También que lo tocó varias veces. Martin afirmaba que McCartney se lo silbó y que aún lo estaban escribiendo cuando llegó Civil. ¿¿Y, de verdad, no es muy agudo para que el trompista hable de registro medio??

Y todo ello con la tranquilidad de quien entra al estudio cuando ya ha comenzado la canción y está todavía enroscando la campana… [EDITADO 26/08/20: El trompista del vídeo no es Alan Civil. Es Jeff Bryant, miembro de la Royal Philharmonic Orchestra y autor de un playback impecable].

Segunda parte del misterio.

Civil también explicó que le costó afinar el instrumento, y Martin lo corroboró, sin darle más importancia. Martin argumentaba que fue porque grabaron con un «clavicordio» que ellos mismos habían afinado… Pero Civil decía que lo que escuchaba estaba entre si y si bemol. Pero al escuchar en el disco, la canción está en si…

Hay una hipótesis que tiene sentido y tiene que ver con las técnicas de grabación. Uno de los grandes expertos en los Beatles, Mark Lewisohn, afirma que la parte de la voz de McCartney se grabó con la cinta yendo más lenta para que en la reproducción a la velocidad normal sonara más agudo (y más brillante). Esto explicaría por qué Civil se encontró con una grabación entre si y si bemol.

Otro de los expertos en la banda, Alan W. Pollack, afirma que podría ser que cuando Civil habla de registro medio significa que lo grabó en ese registro medio. Así, sin más. Y que la corrección de la velocidad de la cinta (para llevar toooooda la canción a si) no fue un cambio mínimo, de un cuarto de tono, como en el caso de la voz de McCartney, sino que fue de este cuarto de tono y una octava más. Por lo tanto, sonaría artificialmente en aquel registro tan agudo. Pero entonces, ¿Civil no debería haber tocado a mitad de tempo? Sobre una cinta que no iba tan lenta… ¿o sí?

Volviendo al principio, Martin insistía en que tenía fama de escribir partes muy agudas para las trompas y que era consciente que actualmente hay trompas para tocar el registro más agudo con más facilidad, pero que Civil tocó con una trompa normal. También McCartney afirma que Civil comentó antes de empezar que había (o debía de haber) un error en la partitura, porque la música va más allá de los límites habituales del instrumento: hasta un re sostenido, sin contar los dos sostenidos… Ponedle un sostenido más a la armadura de esta transcripción y volved al mi natural accidental.

Civil estuvo menos de tres horas al estudio. Cobró 52,50 libras.

 

BONUS TRACK | No es fácil, pero tampoco es imposible tocar el solo tal como suena, como demuestra Chris Castellanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Compartir
Compartir
Twittear
Compartir