Los Beatles son unos clásicosTiempo de lectura: 2'

No, no son clásicos por su ropa, ni por su peinado del año 1965, cuando todavía tenían cara de buenos chicos. Son clásicos porque pasaron por el turmix barroco de Cathy Berberian.

Cuando The Beatles publicaron el sencillo «Ticket to ride» y, más tarde, incluyeron la canción en el disco Help! no imaginaron que entrarían en las salas de concierto de todo el mundo. No en los pubs y en los estadios, no: en las salas de concierto… de música… clásica.

Si se os ha despertado la curiosidad o la nostalgia (dependiendo de la edad), podéis leer el completo artículo de la Wikipedia y/o escuchar la canción, directamente:

¡No tengo espacio suficiente para comentar tantos aspectos diferentes de la interpretación! Desde las diversas actitudes individuales a la manera de sentarse y sujetar los instrumentos. De los ojitos que hace Lennon a la cámara (0’40») a la mirada desafiante de Harrison (1’57»). Eso sí, no puedo obviar la comunicación y la complicidad entre los miembros del grupo a lo largo de la canción. Ah, y soy fan a partes iguales del montador del vídeo y del estilo baterístico de Ringo Starr, allí de pie al fondo.

Pero bien, hemos venido a hablar de cosas serias. El mundo de los homenajes, citas, versiones y perversiones existe desde siempre en la música. De las reinstrumentaciones de Bach de los conciertos de Vivaldi a las bandas-tributo. De los arreglos de Mozart de los clásicos haendelianos al himno de la Champions League de Tony Britten (que hasta donde yo sé no es família del otro Britten).

Cathy Berberian consideraba The Beatles música contemporánea, «porque la música contemporánea es lo que está pasando hoy. Y en aquel tiempo (la década de 1960), (lo que estaba pasando) eran The Beatles».Haz click para twittear

Los cuatro de Liverpool ya podían haberse imaginado que otros modernos, como The Carpenters, pasarían por allí para cambiar no sólo algunos aspectos musicales (como la instrumentación, el tempo, alguna armonía,…), sino incluso el sexo de la canción. Pero creo que nunca se les pasó por la cabeza que una cantante como Cathy Berberian, haría esto:

Por si no seguís el ¡Hola! de la música clásica, la Berberian fue la primera esposa de Luciano Berio, para quién escribió (entre muchas otras obras) la Sequenza III.

En la introducción a la canción, afirma que considera The Beatles música contemporánea, «porque la música contemporánea es lo que está pasando hoy. Y en aquel tiempo [la década de 1960], [lo que estaba pasando] eran The Beatles». Ella incluyó algunos de sus temas en sus recitales. Pero antes, como habéis visto y escuchado, los había transformado.

En el caso que nos ocupa, pidiendo un arreglo a un compositor, que convirtiese el hit en una especie de número de oratorio de Haendel interpretado por un «cantante de provincias». Ah, y también adaptando el texto de la canción al sexo correcto (en contra del criterio de Mecano, claro).

 

BONUS TRACK | Los geniales Igudesman & Joo también tienen una versión del «Ticket to Ride» que no os podéis perder. ¿Os suena el estilo del arreglo (incluyendo la excursión al grave y los agudos extremos de la parte final)?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Compartir
Compartir
Twittear
Compartir